Publicado: 19 de Abril de 2018

     Las toxinas son sustancias químicas que producen efectos indeseables en nuestro cuerpo. Pero, ¿cómo se sabe si se está siendo víctima de ellas? Como principales signos de este problema están el acné, fatigas, indigestiones, retención de líquidos y estreñimiento. ¿Sabías que la mayoría de las toxinas del cuerpo provienen de la alimentación?
     
     Por eso, aconsejamos algunos de los alimentos que nos pueden ayudar para acabar con ellas, además de hacer ejercicio.

  • Remolacha: Gran depuradora del hígado. Además aporta hierro, calcio, betaína, vitaminas del grupo B y antioxidantes.
  • Vegetales de hoja verde: Ricos en minerales y clorofila, ayudan a depurar la sangre, el sistema linfático y las células grasas.
  • El limón: Antioxidante por excelencia, contiene mucha vitamina C. Además, estimula la vesícula biliar, y cooperadora en las funciones hepática y digestiva.
  • El apio: Antiinflamatorio y... ¡anti-celulítico! Además, ayuda al tránsito intestinal gracias a que contiene gran cantidad de fibra.
  • La manzana: Es la fruta más depurativa gracias a la combinación de fibra y pectina (una fibra soluble que disminuye el colesterol malo y regula la digestión). También ayuda a conseguir una mayor sensación de saciedad y así evitar el incómodo hambre entre horas.
  • Las alcachofas: Aliadas frente a la retención de líquidos, además de que estimulan el flujo de la bilis.

      Lo más importante es llevar un plan nutriciona personalizado y eliminar del menú las principales fuentes de toxinas (aditivos, grasas saturadas, azúcares refinados...), sustituyéndolas por vegetales, probióticos, o frutos secos.